jueves, 5 de agosto de 2010

RESEÑA HISTORICA

La casa del señor Vieytes en la calle de Venezuela, y la de Don Nicolás Rodríguez Peña, en la calle de la Piedad tras de la iglesia de San Miguel, servían frecuentemente de punto de reunión a los iniciados en el pensamiento de formar un gobierno independiente de la antigua metrópoli. Se inventaban excursiones al campo y partidas de caza para disfrazar el verdadero intento de este figurado pasatiempo…
Tomás Guido

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada